Contactanos

Comunicate con nosotros 
+5493875016283
contacto@fundacionalfarcito.org.ar
Acercate a nuestra sede:
España 2070, Salta Capital

De lunes a viernes de 9 a 13 horas
 

"Después del Abismo"
el libro del Padre Chifri

Nuestras Redes

  • Instagram
  • Gmail
  • Facebook

Conocé el Colegio Secundario de Montaña Alfarcito, otra obra del Padre Chifri para las comunidades de la Quebrada del Toro

Una Mesa de Carpintero para Don Epifanio

Don Epifanio Martínez nos había expresado su interés en comprar una mesa de carpintero para poder trabajar y hacer sus artesanías con madera de cardón, el inconveniente que los costos eran muy elevados y no podía conseguirlo.

 

Nuevamente aparece Don Humberto Petrón, un amigo del Padre Chifri con quien trabajó en el colegio secundario y en muchas capillas de los cerros. El se ofreció para hacer el trabajo a un muy bajo costo y el resto lo afrontamos con la ayuda de algunos amigos de la Fundación Alfarcito y con el esfuerzo de Epifanio.

 

El sueño de nuestro amigo artesano se cumplió y esta semana fuimos hasta su casa, a unos kilómetros de la localidad de Ingeniero Maury, junto a un arroyito y rodeado de unos cerros hermosos. Trasladamos y le armamos la mesa en su pequeño taller, él con sus manos la recorría y podía darse cuenta la calidad de la madera que se empleó.

 

Don Epifanio es un ejemplo de amor al trabajo, sigue adelante en las tareas cotidianas que dignifica la vida. Él con sus ojitos que casi no distinguen los objetos y sus ochenta y largos años, continúa realizando sus artesanías de cardón que después se venden en el Centro de Artesanos al cual pertenece desde sus orígenes, cuando el Padre Chifri les dio un lugar a las comunidades de los cerros para exponer sus trabajos.

 

Gran amigo de Chifri a quien quería mucho y lo recuerda con mucho cariño y nostalgia. Artesanos de años, trabaja el cuero, la madera. Fue el artífice de los altares y los ambones de las capillas de El Rosal y de Ingeniero Maury

 

Doña María es su señora que lo ayuda ocupándose de los animales y cuidando de guiar sus pasos en el terreno desparejo, con mucho cariño lo acompaña a trabajar, por la tardecita se juntan a rezar con la velita encendida.